Hoy estaba yo tan tranquilo en mi cuarto intercambiando paquetes IP con varios servidores y devorando información. Y una ensalada. Sonó el timbre. Después del recaudador de impuestos del otro día, en principio ni me moví. Que puede que me casquen otro… De circulación, por ejemplo, porque aunque no tenga coche tal vez consideren suficiente la posibilidad de que pueda ponerle ruedas a la cama. Total. Que llaman más veces. Y luego golpean en la puerta precipitadamente. Y en más puertas del piso. ¿Incendio?

No parece probable, porque las alarmas no suenan. De todas maneras…

… Voy y abro. Hay una chica con cara de pánico. La puerta de la habitación de Jan, un chino que vive en un piso no compartido contiguo al mío, está abierta. Se oye agua cayendo dentro. Me dice algo rapidísimo en alemán. Hm. Chica, tranquila, que no te entiendo. ¿Hablas inglés? Al parecer ella sólo habla los tres idiomas globales: alemán, ruso y búlgaro. Vale, pues va a ser complicado. Habla más lento y dime qué pasa. Nada, que no la entiendo. Me coge de la mano y me mete en el piso. Vaya con la búlgara. Me lleva hasta el cuarto de baño. Qué sitio más raro para….. Vaya, no era un incendio, sino una inundación. Al parecer se le ha atascado el pulsador de la ducha, no deja de caer agua y no sabe qué hacer. Yo lo intento mover, pero está bien atascado. Y el Hausmeister libra los findes. Bueno, kein Problem. Yo que soy un hombre de recursos y que tengo experiencia en fontanería gracias a Super Mario, hago lo que a ella no se le ha ocurrido hacer: cerrar la llave de paso del agua. Le explico el complejo funcionamiento de este sistema:

Al girar los grifos hacia la izquierda, sale agua. Al girarlos hacia la derecha, deja de salir. Alta tecnología no apta para extraterrestres creados por Eduardo Mendoza

Ya está, soy oficialmente su héroe. Menos mal que he hecho que pare, porque si no su amigo Jan se arruinaría pagando el agua caliente, me dice. Danke, Javier!

Gracias Mario, pero tu princesa se encuentra en otro Studentenwohnheim

Media hora más tarde me llama otra vez. ¿Javier?… Hm, a ver qué le pasa ahora… Oh, no sabe hacer funcionar la conexión a Internet. Qué suerte tenerme a mí, Gori Fater, master of the Internet, de vecino. Vamos a ver… Está intentando conectarse por cable Ethernet introduciendo el password para el Wifi. Esto no funciona así, camarada. Mira, quitas el cable, activas la recepción Wifi en tu portátil, metes el password y… ¡Magia! Me mira y dice “¿Y para esto me he traído el cable desde Bulgaria?”

Hmmmmm…