Hoy fui en tren con mi tía a Passau, una ciudad de la baja Baviera en la que confluyen los ríos Inn, Ilz y Danubio. Hizo un tiempo fantástico y todo nos salió a pedir de boca, sin planearlo.

Cuando llegamos nos dirigimos a la catedral. La estaban restaurando casi entera, así que del exterior sólo se veía una torre.

Deberían poner al menos una tela con el dibujo de la catedral delante de los andamios

Al llegar a la entrada de la catedral llegamos justo a tiempo para asistir a un concierto de órgano. Entre las piezas que interpretaron se encontraba la fan-favourite Tocata y Fuga en Re menor de Bach. Al parecer en Passau tienen la tradición de realizar conciertos de órgano diarios durante algunos meses del año. Así aprovechan su órgano de iglesia, el más grande del mundo, con unos 18000 tubos en total:

Organazo

La catedral por dentro es 100% barroca. En las fotos que hice no se aprecian los detalles; hay que estar allí para verlo.

Precioso

Después del concierto nos montamos en un barquito que hacía un tour por los tres ríos repasando los monumentos más importantes que se pueden ver, con la música de El Danubio Azul de fondo.

Nananananá. Nan-ná. Nan-ná.

Luego comimos y nos fuimos a dar un paseo por la ciudad, asomándonos a las iglesias y a la residencia del arzobispo. Bordeamos la ciudad por la orilla de los ríos hasta llegar a la estación de trenes y nos volvimos a Freising.

Yo, con el Danubio detrás

El Inn, con un Gori delante

El punto en el que confluyen los tres ríos. Con cisnes. Y un pato. Alemania a la izquierda, Austria a la derecha.