El día 3 de octubre se celebró en Alemania el vigésimo aniversario de la Unión. Es decir, que Alemania tal como lo conocemos hoy se formó hace 20 años.

Servíos una salchicha emoticónica y seguid leyendo 🙂

Había varios carteles por la ciudad anunciando que algo iba a ocurrir en la Puerta de Brandenburgo. Como no indicaba a qué hora iba a ser, yo me levanté pronto y fui hacia allá.

Fui en metro hasta Postdamer Platz y seguí andando hasta la Puerta. Conforme me iba acercando se oían cada vez más fuerte trompetas e iban apareciendo puestos de comida. ¿Qué es una celebración aquí sin comida?

A la izquierda puestecitos, a la derecha Puertecita y al fondo Reichstaguito

Cuando llegué lo único que no podía dejar de ver era el logo de Coca-Cola por todos sitios. Y para que quedara claro que el Día de la Unión estaba patrocinado por ellos, al entrar había una señal grandísima que decía “Coca-Cola presenta el Día de la Unión de Alemania”. Send eggs

Parece que van a rodar un anuncio de la marca…

¡Vaya! No puedo pasar. Aquí empieza la República Democrátrica Alemana

Estos tíos de las banderitas que cobran por foto a los guiris están aquí todos los días. A mí no me cobraron, porque yo soy Gori, no guiri

En la Puerta no había nada especial montado, además de un escenario donde una banda tocaba temas como este (de verdad). Decidí irme a ver qué había en el Reichstag.

20 años de Unidad Alemana

¡Qué bonita la fachada del Reichstag!

Estaban terminando de montar un grandísimo escenario y varias pantallas para que los que nos acercáramos al evento pudiéramos ver la acción.

Aunque haber, haber… No había acción alguna aún

50 metros de perímetro de seguridad no serán suficientes para evitar que Merkel oiga los piropos que le voy a soltar

Tenía toda la pinta de que no iba a ocurrir nada hasta por la tarde, así que me di una vuelta por las casetas, esparcidas desde la Puerta hasta la estatua del ángel dorado (llamado Grosser Stern) que hay en medio de la Avenida 17 de junio.

Todas venden lo mismo: salchichas, garrapiñados, salchichas, chucherías, salchichas, patatas fritas, salchichas, comida asiática, salchichas, cocktails y salchichas. Y no hay competencia; los precios están estandarizados

¡Al final de todo había varias atracciones también! ¡Qué diversión!

Me llamó la atención esta atracción: se meten unos niños en una burbuja de plástico y se les pone sobre el agua en una piscina de plástico a disfrutar de su frustración por no poder moverse por más vueltas que den dentro. La versión humana de las ruedas para el hámster

Conforme iba cayendo la tarde decidí que ya que estaba aquí, lo vería en primera fila. Así que volví al Reichstag y me puse a esperar allí delante. Estaban ensayando los números musicales del programa. Tenían una orquesta (buena) y un coro (no tan bueno) compuestos por mucha gente joven.

Ya empieza a formarse un tumulto

Ensayando

A las 18:30 empezó el acto. Primero llegaron las personalidades…

¡Merkeeeeeeeeel! ¡Angelitaaaaa! ¡Te queremooooos!

¡Te presento mis respetos, Kohl!

Luego siguieron números musicales bastante pintorescos, como una versión moderna cantada del Canon de Pachelbel o un ballet que bailaba al ritmo de tambores africanos. Y un pequeño homenaje a Kohl. Me decepcionó un poco que no hablara Merkel; yo esperaba verla en el escenario pero sólo la pude ver sentada entre el público a través de las pantallas gigantes.

La tecnología esta con la que proyectan imágenes sobre edificios está muy de moda

El acto se cerró con dos conocidas piezas de música (siento la calidad del sonido, pero esto es todo lo que mi móvil da de sí…):

Primero el Himno Alemán

Y después el Himno de Europa… ¡Con fuegos artificiales! ¡Woohooooo! No sólo eso, sino que estaban sincronizados con música en directo (más difícil que en Almuñécar o la Playa de Poniente)

Bueno, estuvo muy bonito. Y casi salgo por la tele… Enfocaron a uno que se trajo una bandera y yo estaba a tres metros de él. La cámara luego recorrió el público de la primera fila en la dirección contraria a la que yo me encontraba. Seguramente lo hicieron aposta para que mi presencia no robara el show.

Qué brillante está la antena de la televisión esta noche…