Una de las cosas que más pedimos los alumnos de la ETSIIT de Granada cada vez que nos preguntan es enchufes. Más enchufes. No hay suficientes en la biblioteca. Ni en la sala de libre acceso. Ni en la cafetería. Ni siquiera usando los que se encuentran en el techo por los pasillos hay suficientes.

Yo he encontrado la solución en Berlín. Funcional, cómoda y poco voluminosa: ¡bancos con enchufes empotrados!

Deberíamos sustituir las sillas comunes por un par de centenares de estos