Bueno, ya se me pasó la novedad de tener un piano digital en mi habitación. Hasta hoy, siempre he preferido tocar algo de música antes que abrir WordPress y ponerme a escribir algo. Incluso en esos momentos en que te despiertas a las tres de la madrugada, no puedes dormir y decides levantarte aunque sea un rato y hacer algo. El regulador de volumen me permite tocar sin molestar a nadie por la noche. Noche cerrada, se entiende, porque aquí durante los últimos meses ya era de noche a las cuatro de la tarde. Aunque desde ayer he notado que los días se están empezando a hacer más largos. En cuanto al retraso de la hora en que anochece, se entiende, porque siguen durando 24 horas.

Además, prometí a mi tía Marisa que hablaría sobre lo que hicimos en Navidad antes de Semana Santa. Y lo prometido es deuda. En el sentido figurado, se entiende.

Eso.

Y para terminar esta entrada…

Leer más